Volver

Big Data e Inteligencia Artificial, ¿cómo se relacionan?

Big Data e Inteligencia Artificial, ¿cómo se relacionan?

Inteligencia Artificial y Big Data son dos términos con los que ya estamos bastante familiarizados. Pero no por ello somos menos conscientes de su complejidad. Además, sabemos que forman parte de un mismo cosmos, ¿cómo se relacionan?

Si Fritz Lang, director de Metrópolis (1927), pudiese ver cómo la Inteligencia Artificial (IA), junto con el Big Data y la robótica han transformado nuestra sociedad, no se lo creería. 

Lo que comenzó como una historia de ciencia ficción, hoy en día es una realidad que se ha abierto paso en la mayoría de nuestras rutinas. Desde primera hora de la mañana, incluso, mientras dormimos, hacemos uso de sistemas de IA y Big Data. Profundicemos en ello. 

Inteligencia Artificial: definición y aspectos generales

La Inteligencia Artificial es un área de las ciencias de la computación que, en términos generales, simula el comportamiento humano. ¿Cómo? A través del uso de máquinas dotadas de información y tecnología específica. 

Dicha tecnología parte de la implementación de tres metodologías:

- Sistemas computacionales. Es necesario que los componentes (hardware y software) actúen en concordancia para recolectar, administrar y transmitir información. 

- Muestra representativa de datos. A los que se aplicarán procesos de gestión y tratamiento que determinarán la validez y utilidad de los mismos. 

- Algoritmos específicos. La clave de la Inteligencia Artificial. Con ellos es posible que una máquina emule el comportamiento o pensamiento de un ser humano. 

Cómo piensan las máquinas provistas de IA

La Inteligencia Artificial no es una ciencia exacta. Requiere trabajo y formación. Al igual que los seres humanos adquirimos conocimientos y desarrollamos destrezas, las máquinas requieren ese proceso de entrenamiento y aprendizaje. 

Un aprendizaje basado en reglas que le ayudarán a determinar la dirección correcta. Un ejemplo sencillo es Spotify. Si únicamente escuchas jazz, el algoritmo de la plataforma de música podrá recomendarte artistas de ese género y eliminará a los relacionados con otros en caso de que los rechaces. 

Si bien, para llegar a eso, el algoritmo debe nutrirse. Debe aprender. Conocerte. Saber de ti. Qué es lo que escuchas. Cuánto tiempo y a qué hora. Todos esos datos derivan a la fase de razonamiento, es decir, cuando la máquina extrae conclusiones. 

En base a las conclusiones, la máquina toma una decisión. Siguiendo el ejemplo de Spotify, ofrecerá un listado de artistas relacionados que podrían interesarte (o no).

En caso negativo, llega el momento de la autocorrección. Una fase importante para la máquina, porque aunque se haya equivocado, aprenderá de ello y sabrá qué puede y qué no puede ofrecerte. 

La Inteligencia Artificial constituye un universo amplísimo y, aunque cada día conocemos más su funcionamiento y potencial, aún queda mucho por descubrir. 

Big Data, el poder de los datos al servicio de las personas

Big Data hace referencia a un análisis de datos masivos. Una muestra de data que engloba categorías diversas, ya sean datos estructurados, semiestructurados o desestructurados. 

Para que entiendas fácilmente el concepto, vamos a utilizar un ejemplo cotidiano. Imagina una mudanza. Un caos de cajas, maletas y  bolsas imposibles de gestionar. 

Bien, para saber qué hay en cada lugar, es importante utilizar un sistema de clasificación y orden basado en criterios razonables. Quizás si estás ordenando ropa, tiene sentido que la almacenes por tipo antes que emplear otro sistema como el alfabético. Si estás organizando libros, puede que optes por tamaño o género, antes que por el número de registro ISBN, ¿no?

Ahora imagina que en lugar de embalajes, trabajas con infinidad de datos. Un volumen inmenso que, por supuesto, hace imposible el procesamiento manual. Tampoco bases de datos y softwares convencionales sirven. 

La función del Big Data es dar sentido y accesibilidad a ese universo de datos. Convertirlos en información útil y valiosa para la organización. 

Big Data e IA, una relación simbiótica

No existe Inteligencia Artificial sin Big Data, ni Big Data sin Inteligencia Artificial. Es una realidad que se ha ido forjando con los años. Por eso hablamos de una relación simbiótica en función de un objetivo. 

Ambas soluciones proporcionan la capacidad de aprender y mejorar. ¿A qué nos referimos con esto? La tecnología trabaja al servicio de los seres humanos y las empresas han sabido aprovecharla con fines comerciales. 

Recordemos la Primera Revolución Industrial, en la que se pasó de sistemas arcaicos a una mecanización en toda regla. Hoy, vivimos la considerada Cuarta Revolución Industrial

Implementar soluciones tecnológicas de alto nivel puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso de una operación comercial.

Predicción de fugas, análisis de patrones de uso o comportamientos online... Esto es solo una milésima parte de lo que la Inteligencia Artificial puede hacer por nosotros. 

Si bien, no puede hacerlo sola, necesita una muestra representativa de datos que le proporcionen la información necesaria para extraer conclusiones veraces. Y aquí es donde entra en juego el Big Data. 

Datos de diversas fuentes: internet, redes sociales, foros, formularios, ubicación geográfica… Toda esta información tiene un potencial inmenso para las grandes corporaciones. 

Por otro lado, al mismo tiempo que la IA trabaja, por ejemplo, en la búsqueda de patrones para ofrecer un determinado servicio a un usuario, también recopila datos. Datos que nutrirán la infraestructura del Big Data

En definitiva, se trata de dos disciplinas que trabajan en armonía para mejorar los resultados, extraer conocimiento y facilitar la vida de los seres humanos. 

Soluciones IA y Big Data 

La necesidad de almacenamiento y procesamiento de datos a gran escala requiere grandes volúmenes de espacio y un coste de implementación. Por eso, externalizar el proceso es la mejor forma de ahorrar costes y, sobre todo, orientarse a resultados. 

En Konecta destinamos nuestros esfuerzos a garantizar una experiencia de cliente superlativa. Trabajamos duro para mejorar nuestros procesos desde dentro con la última tecnología, siempre al servicio de nuestros clientes y partners de negocio. ¿Qué es lo que aportamos? 

  • Tecnología de vanguardia al servicio del cliente. El poder del Big Data y la Inteligencia Artificial en un mismo espacio. 

  • Profesionales especializados en materias punteras: analistas de datos, ingenier@s, matemáticos. 

  • Herramientas diseñadas a medida para garantizar el éxito de las operaciones. Speech Analytics Experience (SAE), análisis de interacciones para convertir los datos en información accionable, información que convierta. 

  • A todo ello, sumamos la experiencia en Machine Learning, experiencia en el desarrollo e implementación de Data Lakes, especialistas en ecosistemas Cloud y más. 

¿Quieres más información? ¡Descubre nuestras soluciones

Contenidos
relacionados