La compañía ha adecuado sus sedes e implementado todos los protocolos de seguridad y cuidados para preservar la salud del personal conforme a los lineamientos del gobierno y medidas propias adicionales.

Desde el inicio de la crisis los directivos tomaron la decisión de mantener los 15.000 empleos, razón por la cual ha conservado el trabajo de todos sus colaboradores sin ninguna desvinculación debido a la emergencia.

“Tenemos una gran responsabilidad con nuestros colaboradores y sus familias por lo cual estamos haciendo grandes esfuerzos para mantener sus empleos, y con los colombianos, quienes en medio de esta difícil situación necesitan conectarse para sentirse acompañados, atendidos y recibir los servicios que requieren oportunamente. Las personas son primero y no podemos perder de vista a nadie cuando más lo necesitan” aseguró Jose Roberto Sierra, presidente de Konecta.

 

Bogotá, Abril de 2020 – En Konecta Colombia, desde antes que el COVID-19 fuera declarado como pandemia, la compañía dio inicio a un plan estricto de prevención con el fin de prepararse para responder oportunamente y preservar la salud de sus cerca de 15.000 colaboradores, evitando la propagación del virus y garantizando además la prestación de servicios esenciales para contribuir a mantener conectados a todos los colombianos en momentos en que más lo necesitan.

Como parte de su compromiso y solidaridad con los trabajadores y el país frente a la crisis, desde el inicio sus directivos tomaron la decisión de mantener los cerca de 15.000 empleos que genera, razón por la cual ha conservado el trabajo de todos sus colaboradores sin ninguna desvinculación debido a la emergencia y la disminución de los volúmenes de contactos que normalmente se gestionan.   En línea con este compromiso, la compañía inclusive ha abierto 230 nuevas vacantes, para continuar atendiendo servicios esenciales:  200 para un servicio domiciliario de alimentos y artículos de primera necesidad y 30 técnicos de enfermería para atención de una línea de salud.

“Tenemos una gran responsabilidad con nuestros colaboradores y sus familias por lo cual estamos haciendo grandes esfuerzos para mantener sus empleos, y con los colombianos, quienes en medio de esta difícil situación necesitan conectarse para sentirse acompañados, atendidos y recibir los servicios que requieren oportunamente. Para eso trabajamos con nuestros héroes anónimos que están al otro lado de las líneas atendiendo con toda dedicación cada llamada. Las personas son primero y no podemos perder de vista a nadie cuando más lo necesitan”, aseguró José Roberto Sierra, presidente de la compañía que cuenta con 3 sedes en Bogotá, 4 en Medellín y una en Montería.

 

Sierra, puntualizó que están atendiendo miles de llamadas diarias correspondientes a servicios esenciales de Salud, Asistencia de Oxígeno, Bancario, Telecomunicaciones, Servicios de Televisión e Internet, Alimentos, Asistencia en seguros, Energía, Pensiones y cesantías; Planilla de Seguridad Social y que los servicios se han incrementado más allá de lo esperado durante las últimas dos semanas.  Sectores como alimentos tuvo un incremento del 200% en el tráfico de llamadas relacionadas con pedidos a domicilio para restaurantes o para compra de alimentos empacados.  En el sector de seguros se han atendido cerca de 55.126 llamadas de apoyo en asistencia y atención de emergencias. Por su parte, para cajas de compensación hubo un incremento del 135% en las interacciones telefónicas y 150% por chat, para atender a los beneficiarios de cuota monetaria, subsidios de desempleo y necesidades relacionadas con el sistema de protección social.

En el sector financiero, la compañía recibe más 240.000 llamadas diarias atendiendo diferentes requerimientos de personas naturales y clientes corporativos, en los servicios urgentes de alivios financieros, solicitud de créditos de emergencia, refinanciamiento de deudas.  Durante las dos primeras semanas de la cuarentena decretada por el Gobierno Nacional, se incrementaron las transacciones de servicios financieros en un 93% frente a la época normal. Dentro de estos servicios se incluye la atención de aproximadamente 8.000 llamadas por día, de las personas que recibirán los subsidios que el gobierno está otorgando con motivo de la contingencia nacional.

En salud ingresan más de 2.500 llamadas diarias de usuarios que principalmente solicitan la reasignación de citas médicas y se atienen en promedio 500 clientes al día para brindar soluciones de Oxígeno Gaseoso Medicinal, Aire Comprimido, Canula y Nitrógenos con el fin de mantener la cadena productiva y salvar vidas.

La compañía también atiende una línea especial COVID 19, a través de teléfono, video llamada y whatsapp, en la que diariamente responden alrededor de 600 solicitudes de asesoría y orientación en relación con la enfermedad.  Esta línea cuenta con asesores preparados para realizar un primer filtro de las personas que llaman, e identificar si presenta síntomas para transferirlo a una atención virtual por parte de médico en línea, quien orienta al usuario según los síntomas u ordena la realización de exámenes.

Para esto se han adecuado sus sedes con todos los protocolos de seguridad y cuidados para el personal, conforme a los lineamientos del gobierno y medidas propias adicionales, como por ejemplo la programación de horarios que permitan el fácil desplazamiento y baja densidad en sus operaciones, transporte nocturno puerta a puerta, tapabocas personales y alimentación, además de acompañamiento psicológico y de salud, entre otras. Igualmente, se ha trasladado a más de 5.900 personas a trabajo en casa, proceso que continúa, con el gran reto logístico, legal y técnico que esto implica en tan poco tiempo.

Esto ha sido corroborado a través de visitas sorpresivas y aleatorias que las autoridades regulatorias, tales como Secretarías de Salud, de Trabajo y de Gobierno, Personerías y Policía han realizado a diferentes instalaciones de Konecta en Medellín y Bogotá, quienes han confirmado quela organización cumple a cabalidad con los protocolos correctos conforme a la normatividad establecida para preservar la vida y salud de su personal frente al COVID-19.

1 b