El Taller Coser y Cantar, de la Fundación Alalá, con el apoyo de Fundación MAPFRE, se reinventa ante el Covid19 para fabricar batas y mascarillas.

  • Ante la interrupción de su actividad por motivo de la alerta sanitaria del Covid19, un grupo de alumnas del taller Coser y Cantar solicitó continuar con su actividad desde sus hogares en cuarentena creando una verdadera cadena de solidaridad en el barrio más pobre de España.

La Fundación Alalá, ubicada en el Centro Cívico “El Esqueleto”, en el barrio Polígono Sur de Sevilla, popularmente conocido como Las 3.000 viviendas, lleva cinco años de actividad en los cuales alrededor de 150 niños y niñas reciben clases gratuitas de guitarra, baile, canto, percusión, teatro, artes plásticas y deporte en la Escuela de Arte de la Fundación Alalá, en Polígono Sur.  Desde hace dos años también atiende a más de 70 niños y niñas en su sede jerezana, en la Barriada Estancia Barrera de Jerez de la Frontera.

Hace tres años, gracias al apoyo incondicional de Fundación MAPFRE y atendiendo a la misión de Alalá de implicar a las familias en el proceso formativo de sus hijos, se creó el taller “Coser y Cantar” como una herramienta de capacitación laboral, que al mismo tiempo utiliza como vehículo conductor la elaboración del vestuario necesario para las diferentes representaciones artísticas de los alumnos.  El proyecto cuenta actualmente con 20 alumnas y está dirigido por la diseñadora sevillana Rosa León, ganadora del programa “Maestros de la Costura 2019” de TVE.

Ante la actual situación de alarma sanitaria del COVID19, un grupo de alumnas solicitó continuar con su actividad desde sus hogares con el objetivo de aprovechar sus recursos y conocimientos para algo tan necesario en este momento como es la elaboración de mascarillas y batas sanitarias.

Para poder llevar a cabo esta iniciativa, Fundación Alalá envió las máquinas de coser,  materiales, tejidos elásticos y patrones, a casa de las alumnas, junto a los tutoriales de Rosa León. Ahora mismo, ya están suministrando sus mascarillas y batas al Hospital San Juan de Dios, Hospital Virgen del Rocío, Hospital del Sagrado Corazón de Sevilla, y el Hospital de Valme, así como a Hermanitas de los Pobres, Policía Local, Cuerpo Nacional de Policía, transportistas, farmacias, supermercados y necesitados del barrio, etc.

 

 

0 a