Open/Close Menu Servicios integrales de BPO y Contact Center a nivel mundial.

Konecta es la compañía encargada de operar este nuevo CRT, especializado en atender de una manera más eficiente las denuncias de ciudadanos afectados por las molestias derivadas de malas prácticas en el uso de Viviendas de Uso Turístico (HUT’s).

El Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha el nuevo Centro de Respuesta Telefónica (CRT) especializado en atender, de una manera más eficiente, las denuncias de ciudadanos afectados por las molestias derivadas de malas prácticas en el uso de estos establecimientos. Esta medida pretende dar una atención preferente a los problemas de convivencia que puedan generar las viviendas de uso turístico y preservar la convivencia vecinal y la calidad de la oferta.

La multinacional española Konecta es la encargada de operar este nuevo centro de llamadas que se integra en el servicio municipal de recepción de llamadas de emergencias del 092 y 080, ubicado en su plataforma de la calle Llacuna. El pasado 16 de diciembre se puso en marcha este nuevo servicio para atender las llamadas vinculadas a las quejas de ruido vinculadas a estos viviendas, que dispone de una nueva plataforma, un nuevo protocolo para atender dichas llamadas y un operador exclusivo en horario nocturno.

El teniente de alcalde de Hábitat Urbano, Antoni Vives, ha asegurado que “con este sistema, y ​​por los canales habituales, se establece una línea directa entre la administración y los vecinos para mejorar la atención que reciben aquellos que puedan sufrir molestias relacionadas con ruido en viviendas, discriminar las que están vinculadas a los HUTs, diagnosticar eficientemente el fenómeno y mejorar la respuesta que damos”.

La creación de este centro de atención telefónica es una medida que se complementa con el refuerzo de la inspección a pie de calle para perseguir la actividad de pisos turísticos ilegales.

Así, los ciudadanos con quejas vinculadas con el ruido en este tipo de alojamientos tienen que llamar al 092 y el operador se encarga de activar el protocolo de atención específica. Cuando el 092 recibe una llamada relacionada con esta problemática, esta queja se deriva al CRT, que comprueba si la dirección indicada corresponde con un piso turístico.

El operador comprueba entonces si el alojamiento tiene licencia en la base de datos municipal y se pone en contacto con el gestor del alojamiento para que resuelva la incidencia de forma inmediata. Si el gestor no atiende la llamada o no está disponible en el teléfono 24 horas que ha de tener habilitado, se procederá a iniciar un expediente que, después de tres episodios de incidentes, puede derivar en la suspensión de la licencia.

En caso de que la fuente de la molestia sea una vivienda normal o un piso turístico sin licencia -que no está en la base de datos-, la Guardia Urbana sigue su procedimiento de actuación habitual.

 0 a